Manejo integrado de plagas en el Césped MIP ¿Qué es?

Manejo Integrado de plagas

¿Qué es el Manejo integrado de plagas en el Césped (MIP)?

La FAO (Farming and Agriculture Organization) define al MIP como: La consideración cuidadosa de todos los controles de plagas disponibles y la integración de medidas apropiadas que frenen el desarrollo de poblaciones de plagas. Manteniendo las aplicaciones químicas a intervenciones que estén económicamente justificadas y que se minimicen los riesgos para la salud humana y el entorno.

El MIP enfatiza el cultivo saludable disminuyendo la intervención y fomentando los mecanismos naturales de la gestión de plagas. (http://www.fao.org/agriculture/crops/)

El uso de plaguicidas químicos es uno de los pilares para el mantenimiento de superficies deportivas de alto rendimiento. Pero su uso conlleva un elevado impacto ambiental por lo que es muy importante anticiparse a las enfermedades, pues una vez que la enfermedad se pueda observar a simple vista, corregirlo será muy costoso. Sin embargo, si se hubiera realizado el manejo integrado de plagas esta situación no sería tan costosa de corregir.

control integral de plagas

Estructura del manejo integrado de plagas

 

El camino que debe seguir el golf, debe ser asegurar la calidad ambiental y el ecosistema a largo plazo, y por ello la unión europea dictaminó la DIRECTIVA 2009/128/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 21 de octubre de 2009, traspuesta a la legislación española a través del Real Decreto 1311/2012  del 14 septiembre, por lo que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios.

 

La FAO propone los siguientes principios para lograr el objetivo

  1. La prevención y /o supresión.
    -Uso de técnicas de cultivo adecuadas (Técnica de falsa preparación de cama de semillas (Stale seed bed), fechas y densidades de siembra, labranza de conservación).
    -Uso, cuando sea apropiado, de variedades resistentes a enfermedades, tolerantes al estrés y material de siembra certificado.
    Aplicación calibrada de fertilización, encalado y riego / drenaje.
    -Prevenir la propagación de organismos nocivos mediante medidas de higiene (Limpieza regular de la maquinaria y equipamiento)
    -Protección y mejora de organismos benéficos importantes. Adquisición de medidas adecuadas de protección fitosanitaria y utilización de infraestructuras ecológicas dentro y fuera de los sitios de producción.

    Los organismos nocivos deben ser controlados por métodos y herramientas adecuados.
  2. Vigilancia.
    Es de prioridad máxima realizar observaciones en el campo frecuentes, así como el uso de software de pronóstico y diagnóstico.  No se debe dudar en usar consejos de asesores profesionalmente cualificados.
  3. Toma de decisiones.
    Sobre la base de los resultados de la monitorización, el responsable debe decidir cuándo aplicar las medidas de protección de la planta. Hay que saber definir cuál es el umbral económico de daños para tenerlos en cuenta antes de los tratamientos.
    Por lo general todavía no hay una gran cantidad de estudios que faciliten al equipo de mantenimiento la definición de umbrales. Pero algunos centros como la universidad del estado de Utah han hecho importantes trabajos como  INTEGRATED MANAGEMENT OF BILLBUGS (COLEOPTERA: DRYOPHTHORIDAE) IN INTERMOUNTAIN WEST TURFGRASS por Madeleine M. Dupuy. En este tipo de ensayos se empiezan a trazar lineas de referencia.

    Las universidades y los organismos de investigación trabajan en definir umbrales de actuación sostenibles.
  4. Métodos no químicos.
    Los métodos biológicos, físicos y otros métodos no químicos sostenibles deben ser preferidos a los métodos químicos si proporcionan un control de plagas satisfactorio. Existen promotores de microorganismos que estimulan el equilibrio saludable del suelo.

    Uso de herramientas no químicas.

  5. Selección de fitosanitarios.
    Los fitosanitarios aplicados deben ser lo más específicos posible para la plaga objeto. Para evitar daños a otros organismos que pueden ser clave en el equilibrio biótico del medio.
  6. Dosis calibradas.
    Se debe seguir estrictamente la dosis definida por el fabricante, y tener en mente el nivel de daños admisible. El responsable puede usar métodos de aplicación en el que se usen dosis reducidas, frecuencia de aplicación reducida o aplicaciones parciales.
  7. Estrategias Anti-Resistencia
    En la aplicación de químicos la generación de resistencias por parte del patógeno es un grave problema. Se deben aplicar las estrategias de resistencia disponibles para mantener la efectividad de los productos. Esto puede incluir el uso de pesticidas múltiples con diferentes ingredientes activos.
  8. Evaluación.
    Tras realizar los trabajos de control se puede estimar el éxito de las medidas de protección vegetal aplicadas y evaluarlas para ir adoptando estrategias más certeras en cada temporada.

Siguiendo los anteriores pasos la industria estará más cerca de ofrecer un valor agronómico incalculable. Ya que disminuir nuestro impacto ambiental tiene tantos beneficios como uno sea capaz de imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *