Salinidad de suelos y estrés hídrico

Riegas y el césped no se revitaliza, parece lacio y débil. La planta no recupera cuerpo. ¿Que está pasando?

Conoce la salinidad de tu suelo con los instrumentos de nuestra tienda online.

En ocasiones un suelo mojado sostiene plantas que tienen una clara apariencia de estrés hídrico. En esas ocasiones el problema no es el déficit de agua, si no de los efectos de la salinidad en la absorción hídrica.

Cuando la concentración de sales en el agua de las células del sistema radicular es menor que la concentración de sales en el agua del suelo se produce un flujo raíz-suelo.

En agronomía la salinidad se refiere a la presencia en el suelo y agua de iones provenientes de la erosión de los suelos en los cursos hídricos, de origen marino o de la aplicación de fertilizantes inorgánicos. Dependiendo de la concentración de sales final en el agua del poro del suelo la planta podrá cumplir absorber agua para realizar sus procesos o en su defecto tendrá problemas en su productividad y salud.

Las membranas semipermeables del reino vegetal realizan la absorción de agua en búsqueda de un equilibrio salino. Los suelos tienen menos concentración de sales que las raíces y para igualar las concentraciones las membranas dejan pasar agua. Pero si la situación es la contraria será la planta se encontrará en una situación de estrés hídrico conocida como plasmolisis.

En el siguiente GIF se puede observar como no se ocupa toda la pared celular como debería para una buena turgencia e incluso se puede ver una lenta retracción. Esto se debe aa que en el experimento se tomo una lámina de cebolla y se mojó con una solución salina, el efecto resultante es el vaciado del volumen líquido de las células hacia el exterior.

La plasmolisis es un efecto mucho más común de lo que pensamos, se ve siempre que se deja algo de lechuga en la ensalada. Las sales de la disolución del aliño deja la hoja con un aspecto lacio y poco turgente.

El efecto de la transmisión de líquidos para el equilibrio de las disoluciones se llama osmosis.

Andreas Franz Wilhelm Schimper en su libro colaborativo Plant-geography Upon a Physiological Basis desarrolla la teoría de la sequedad fisiológica. La concentración de sales de un suelo reduce la cantidad de agua útil que es capaz de absorber la planta hasta que para una especie en concreto no puede sobrevivir.

Las sales “secuestran” el agua disponible para nuestro cultivo.

Dependiendo del origen de la salinidad el método más efectivo para eliminarla es usando riegos que disuelvan las sales y se percolen hasta perfiles profundos que no afectarán a las raíces de las plantas.

No siempre esta es la razón por la que las sales son perjudiciales para las plantas, esta salinidad puede tener otros efectos negativos que no desarollaremos en esta entrada como:

  • Toxicidad
  • Desbalanceo en la relación entre nutrientes
  • Gasto energético por la modificación fisiológica en caso de estrés
  • desestructuración del suelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *