Análisis del microbioma – BiomeMakers

La tierra tiene una superficie continental de 1,5.108 km, así que la vída se ha abierto paso colonizando la mayoría de esa superficie. A  a simple vista solo en forma de animales y plantas, pero en realidad la mayoría de esa vida se ha adaptado en forma de microorganísmos, bacterias y hongos en su mayoría.

Los microorganismos alcanzan el equilibrio en las zonas que no son explotadas por el ser humano.

La bioquímica y la genética se han dado de la mano permitiendo secuencialización masiva de ADN y la identificación rápida y económica de los microorganismos presentes e una muestra de suelo, planta o agua. Esta tecnología permite monitorizar el microbioma del suelo, conociendo la actividad, abundancia, y la presión patógena o la relación simbiotíca de los organismos en el suelo. Además también facilita conocer el impacto de la explotación de los suelo, el uso de productos agrónómicos o las prácticas culturales.

Las técnicas modernas permiten secuenciar de forma masiva distintos ADN

Realizar aplicaciones de fertilizantes y fitosanitarios puede desequilibrar el microbioma del suelo tanto de forma favorable como adversa.

Cada suelo es completamente distinto, no solo afectan las practicas culturales que se hacen sobre el. La composición de la microbiología cambia por la zona climática, las características edafológicas o el tipo de cultivo que se asiente sobre el.

Productos como BiomeMakers permiten que estos estudios sean mucho más viables para el responsable de la superficie explotada. Su punto fuerte es realizar un estudio profundo pero muy comprensible por el usuario. Organizan la información para que con un vistazo puedas conocer el estado del suelo y si los trabajos que se han ido realizando han tenido el impacto deseado.

Esta vida microscópica es dinámica y evoluciona conforme la actividad humana impacta en la superficie.

A la vez un profundo estudio revela cuales son las poblaciones más influyentes del suelo de un registro comparativo de más de 420 especies. Estas distintas poblaciones actúan como simbiontes o parásitos para los cultivos.  Algunas disminuyen la producción pero en cambio otros funcionan como potentes biocontroladores, productores de hormonas o facilitan la adaptación al estrés.

BiomeMaker incluye en sus estudios un registro de más de 420 especies de micro organismos frecuentes como fusarium, pseudoseptoria o ascochyta.

Gracias a mezclar tecnología de identificación de especies con el Big Data Biomemakers permite conocer:

  • Cuál es el efecto de la aplicación de bioestimulantes como las micorrizas o los trichodermas
  • Conocer la presión de enfermedades para optimizar el MIP
  • Conocer el efecto simbiótico de los organismos del suelo para ahorrar en fitosanitarios tradicionales

La nueva agricultura orgánica está muy concienciada con la reducción de químicos de síntesis a favor de soluciones ecológicas que fomenten las interaciones simbióticas planta-suelo. Este tipo de agricultura consigue mejorar la absorción de nutrientes, reduce el uso de pesticidas y plaguicidas y permite que los cultivos estén en un estado de salud mejor.

Gracias a BiomeMakers y a sus estudios es posible conocer la efectividad de los productos, mejorar en las prácticas culturales y combatir con eficacia y prevención los problemas que los patógenos del suelo puedan generar. Pídenos más información sobre BiomeMakers en info@tiloom.com y te ayudaremos a dar el paso a lo ECO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *