Estrés Hídrico en las Plantas

La sequía, escasez de agua disponible o estrés por déficit hídrico en el medio es uno de los principales inconvenientes a los que pueden tener que enfrentarse los seres vivos. Conocer el efecto fisiológico que la sequía produce en la planta es esencial para un buen desarrollo del césped o cultivo. En climas áridos o semiáridos la falta de agua es el principal factor limitante del crecimiento tanto en plantas C3 como C4.

La cantidad de agua que contiene la planta es el resultado del balance interno entre el agua absorbida por las raíces y el agua que se pierde por transpiración. La mayor parte del agua absorbida es transportada a las hojas y se pierde por transpiración, tan sólo entre un 1-3% pasa al metabolismo de las plantas. (Jack Fry y Bingru Huang, Applied turfgrass science and physiology, 2004).
El estrés hídrico afecta a la mayor parte de las funciones vitales de la planta, de modo que prácticamente no hay ningún proceso fisiológico que no esté afectado por el mismo. (Huang and Gao, 1999) Los cambios fisiológicos más significativos son:

Con el sensor portátil POGO se puede efectuar un control exhaustivo de la humedad, anticipándonos así a cualquier síntoma por estrés hídrico.
  • Reducción del crecimiento. Este efecto aparece mucho antes que los promovidos a través de mecanismos bioquímicos, fisiológicos y genéticos. (Hsiao, 1973). La disminución del crecimiento se debe a una pérdida de turgencia (proceso físico). A medida que va disminuyendo el contenido hídrico de la planta lo hace también el de las propias células, de modo que disminuye el volumen celular y la turgencia de la célula. La pared celular se vuelve inflexible, limitando así el crecimiento y desarrollo.
  • Cierre de los estomas de las hojas para evitar la pérdida de agua. Esta respuesta está desencadenada por el ácido abscísico (ABA), una hormona vegetal que se produce principalmente en los tejidos vasculares. Cuando el tejido vascular deja de recibir agua de las raíces activa el ABA de su citoplasma, que viajará hasta las hojas estimulando el cierre estomático.
  • La actividad fotosintética disminuye o se detiene. Debido al cierre de los estomas, el intercambio gaseoso en las hojas disminuye y la captación de CO2 se ve imposibilitada. Al detenerse la fotosíntesis la planta deja de generar energía, la producción de azúcares queda en pausa y como consecuencia la planta detiene su metabolismo.

Los nutrientes y minerales son absorbidos por la planta disueltos en el agua y translocados a las hojas. Al cerrarse los estomas la absorción de agua se ralentiza, pudiendo llegar a detenerse. La falta de minerales en las hojas puede causar clorosis debido entre otras cosas a la degradación de clorofila en las hojas.

Puedes adquirir tu POGO en :

 

3 Comments on “Estrés Hídrico en las Plantas

  1. Excelente anotación. Hoy 13 de Febrero del 2019 en el Caribe de Costa Rica tenemos una situación de pocas lluvias, que ya se manifiestan en los cultivos.

  2. En países tropicales el manejo del agua es complicado, las lluvias torrenciales causan estragos a los cultivos, y con el calor rápidamente se alcanza el estrés hídrico. Hacen un trabajo realmente complicado.
    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *