Suelos Calcáreos

Los suelos calcáreos se forman en climas áridos y semiáridos, típicos del sur de España. Estos horizontes pueden ser los que presenten las calles de los campos de golf de estos climas que se han construido sobre el suelo original. Su determinación se puede realizar a través de un ensayo de laboratorio.

Estos perfiles de suelo suelen estar cementados por minerales carbonatados, son horizontes cálcicos o petrocálcicos (Soil Survey Staff, 2010). Los iones de Calcio y Bicarbonato pueden provenir del material parental o incluso del polvo atmosférico (Rabenhorst et al., 1991; Robins et al. , 2012), los cuales se alteran in situ. Conforme el suelo se seca, los carbonatos y bicarbonatos se concentran, precipitando (Birkland, 1999; Gile et al .,1966). Si el suelo es calcáreo tenderá a presentar pH básico, posible clorosis férrica e incluso dificultad en la absorción de fósforo.

Clorosis férrica en greens

Los minerales carbonatados precipitan junto a las raíces y partículas de suelo, reduciendo el espacio poroso gradualmente conforme el suelo se va cementando (Monger et al.,1991). Los horizontes cementados con carbonato cálcico restringen el crecimiento de las raíces y el movimiento vertical del agua (Cuningham y Burk, 1973) , aunque algunos horizontes calcáreos pueden presentar buen drenaje, especialmente cuando se asocia con fracciones arenosas en el suelo (Baumhart y Lascano, 1993).

Los carbonatos en suelos agrícolas pueden provenir de las aguas de riego además de la procedencia litológica. La acumulación de carbonatos proveniente del agua de riego se suele asociar al contenido de Sodio, el SAR ó RAS, (relación de adsorción de sodio) del agua de riego suele ajustarse para contrarrestar el Calcio que precipita como carbonatos, lo que aumentaría el Sodio intercambiable sobre los de Calcio y Magnesio (Bower et al., 1968; Miyamoto, 1980; Rhoades, 1980).

En la industria del golf, hay una creencia por la que aguas de riego con altos contenidos en bicarbonatos pueden conducir –de forma similar a los cultivos agrícolas– a acumulaciones calcáreas, dando lugar a reducciones en la porosidad y conductividad hidráulica (Carrow et al., 1999; Simmons, 2010). Es decir, que las sales inducen a esta disminución porosa del suelo, sugiriendo que el utilizar aguas de riego con contenidos de concentración de bicarbonatos superiores a 13,3 mmol/l durante un año, disminuiría la filtración. Otros investigadores afirman que el uso de aguas con altos contenidos en bicarbonatos pero bajos en sodio, reduce la permeabilidad (Harivandi, 1999) y sugieren el uso de tratamientos para estas aguas de riego.

Estudios realizados por Glen Obear y Solder, 2015, sobre 28 muestras de suelo de greens, no encontraron relación evidente que demuestre que el riego con aguas de altos contenidos en bicarbonatos es suficiente como para que se produzcan horizontes calcáreos en los mismos, contrariamente a lo que se pensaba y ocurre en suelos agrícolas. Es decir, que las características particulares del crecimiento de los greens, mantenimientos intensos, elevadas tasas de respiracion edáfica, alta porosidad, perfil arenoso, etc., dan lugar a un comportamiento diferente al que se produciría normalmente en otros perfiles de suelo y cultivos agrícolas.

Los suelos calcareos son extremadamente reactivos, existen distintos tipos de equipos que pueden monitorizar la actividad de los suelos y su impacto en el cultivo.

LAQUA Twin Ca+

Si quieres saber más sobre estos instrumentos escríbenos en info@tiloom.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *