Aguas depuradas para riego III. Nitrógeno Kjeldahl

El método del nitrógeno Kjeldahl permite la determinación del nitrógeno orgánico de origen biológico (proteinas), aunque no la de la mayoría de los compuestos nitrogenados de origen industrial (oximas, hidrazina,..). El nitrógeno contenido en un agua es la suma del nitrógeno orgánico (R-N), amoníaco (NH3), nitrito (NO2¯), y nitrato (NO3¯).

Lo mismo ocurre para el nitrógeno de los nitritos y de los nitratos (para determinar este último, hay que practicar una reducción en medio alcalino).

Por tanto, el nitrógeno Kjeldahl corresponde a la suma de los compuestos orgánicos aminados de origen biológico y del amoníaco, que debe oscilar entre 40-60 mg/l, viniendo a representar la quinta parte de la DBO. Estas formas nitrogenadas serán susceptibles de pasar a nitritos y nitratos posteriormente en el suelo. Es interesante su conocimiento para poder ajustar las dosis de abonado en nuestras superficies deportivas.

Los excesos de nutrientes, nitrógeno y fósforo en nuestros lagos provocan que las algas crezcan exacerbadamente, hasta unos volúmenes que hacen que la luz deje de pasar al fondo de los mismos, es entonces cuando se produce la eutrofización, con la muerte de las mismas y su putrefacción, el consumo del oxígeno del agua y los malos olores.

Un exceso de nutrientes que desencadene un crecimiento desproporcionado de algas puede llevar a la producción de atascos en tuberías de riego de campos de golf. Recomendamos vigilar las presiones a la entrada y salida de los filtros con sistemas de control automático como la monitorización de bombeos que podemos ofrecerle aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *