POGO en Boca Ratón

Darío Pascua Ponce es superintendente en el Polo Club de Boca Ratón, Florida, EEUU.

Hemos tenido la oportunidad de charlar con él y nos alegramos de lo satisfecho que está con los resultados que obtiene de su herramienta POGO, pareciéndonos interesante traer aquí su testimonio como caso de uso de la misma.

Tiloom: Darío, ¿estás contento con POGO? Porque supongo que trabajas y lo usas en EEUU, ¿verdad?

Darío Pascua Ponce: Sí, este invento me ha sacado de más de una situación en la que otros superintendentes hubieran perdido el trabajo.  Es como toda la tecnología: hay que pagar por ella. Sin duda he mejorado muchos greenes que anteriormente eran un dolor de cabeza.

Tiloom: Me encantaría saber qué problemas en particular te ha permitido salvar, Darío… Mi intuición siempre me ha dicho que es una estupenda herramienta para diagnosticar deficiencias en red de riego, anticiparse a picos de salinidad, … pero estoy buscando situaciones específicas que hayan vivido aquellos que lo han probado para ayudar a otros greenkeepers y dar a conocer las ventajas del producto.

Darío Pascua Ponce: Una de las cosas clave en la que me ayudo el POGO fue en ajustar el riego en calles de Fairways y Greenes, y gracias a ello yo no me tengo que preocupar tanto como antes, especialmente en áreas en las que había zonas muy mojadas cerca de otras hidrofóbicas.

boca-raton-antes

Medición con el POGO de la humedad en el green

El problema que estos greenes presentaban desde que se renovó el campo en 2002 era que algunas cabezas de riego no estaban ajustadas para ellos. Durante muchos años fue normal que en ciertas ocasiones, cuando el tiempo dictaba, había que sacar una manguera con una tableta humectante para combatir las áreas donde estos greenes se secaban.

También, como consecuencia de ésto, los anillos de brujas que están siempre en el suelo se hacían visibles, llegando incluso a causar pérdida de césped si no se trataba a tiempo.

Típicas reacciones eran: “tenemos que tratar los greenes con Prostar” con los costoso que eso resulta; o “tenemos que fertilizar para camuflar los anillos de brujas”.

El hoyo número 15 es el mejor ejemplo, ya que cuando volví al Polo Club después de cuatro años, persistían los mismos problemas, era como si nunca me hubiese ido, pero esta vez yo sabía que podía arreglar esa situación: sabía que analizando los greenes con el POGO averiguaría qué cabezas de riego tendría que ajustar más tiempo o en otros greenes cambiar la cabeza de riego por otra que me permitiera ajustar el arco.  Este fue el caso del green número 15, que no está protegido, sino orientado a un lago y azotado por el viento que entra por la parte de atrás del green hacia el frente, haciendo que la distribución del riego sea deficiente en unas zonas y muy abundante en otras.

<<Sí, este invento me ha sacado de más de una situación en la que otros superintendentes hubieran perdido el trabajo.  Es como toda la tecnología: hay que pagar por ella.>>

El green del 15 presentaba en la parte trasera izquierda una deficiencia de humedad en el suelo, donde una gran parte estaba perdiendo césped, además de no tener raíces. Después de ajustar la cabeza con más tiempo, las medidas hechas con el POGO indicaban que seguía sin poner agua suficiente donde debía y estaba poniendo más en otras áreas. La cabeza RainBird proyectaba el agua muy arriba y el viento se la llevaba a otras zonas, lo que quedó claro cuando analizamos el green con el POGO, por lo que decidimos cambiar la cabeza por la TORO 835S, en la que ajusté el arco lo más bajo posible para evitar los vientos en lo posible. Lo que quiero decir con esto es que a veces nos dejamos guiar por comentarios como “estos greenes siempre han tenido anillos de brujas” o “este green siempre pierde césped en esta área”. Con lo fácil que es ver con el POGO dónde va el agua y cuánta agua tienes que poner para evitar llegar a estos extremos de perder césped o tener anillos de brujas visibles, cuando manteniendo una humedad ideal para cada green se puede evitar esto.

boca-raton-despues

Nueva medidión después de la corrección del riego

El green del 15 pasó de ser el green con peor aspecto antes de la temporada a uno de los mejores en cuestión de un par de meses; desde que hice esos ajustes ya no me quita el sueño, es un green más.

<<Sin duda he mejorado muchos greenes que anteriormente eran un dolor de cabeza.>>

En las fotos que muestran cómo era la distribución de la humedad antes y después del cambio de cabezas, puedes ver claramente que aumentar el tiempo de riego no era la solución.

Tiloom: Gracias por tu testimonio, Darío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *