Evaluación de la jugabilidad en las superficies deportivas II

La evaluación de la jugabilidad es una forma de asegurar condiciones óptimas de juego y además aportar un extra de seguridad para los jugadores. Esta información puede ser representada de distintas formas como por ejemplos “heatmaps” o medias históricas.

Veamos algunos de los parámetros estudiados.

  • Planeidad

Tanto en el golf (Tees), Cricket (wickets), canchas de fútbol, como en muchos otros deportes, existen zonas donde se requieren de unas superficies completamente horizontales. Para evaluar esa variable se puede usar una regla de 3 metros con una cuña calibrada para conocer la deformación o un caballete con bastones calibrados. Esta medición repetida en el campo permite estimar la homogeneidad de las superficies. Aplicable en el ensayo de uniformidad superficial, norma UNE 147302:2021.

Los campos con una planeidad adecuada permiten unas características constantes, ya sea por la rodadura de la pelota, como por el trote del jugador.

  • Planimetría

La planimetría es una característica muy importante, en especial para los tees, canchas de fútbol, cricket wickets, etc… consiste en la medición topográfica de la uniformidad y porcentajes de las pendientes en las superficies. Su determinación es importante para conocer si es necesario llevar a cabo una renovación o no.

Una superficie con una uniformidad y planimetría adecuada son exigibles según la norma de construcción.

La jugabilidad está dada de la mano con la calidad del césped. Por ello productos como OxyTurf de Makro Organics puede ser un aliado ideal para mejorar esta calidad de juego reduciendo el Thatch y enriqueciendo la oxigenación del césped.

  • Bote de balón

Otro ensayo de jugabilidad, en especial para Fútbol, es el ensayo del bote de balón a través de la norma UNE-EN 122235:2013 o el método 01 de FIFA. En este ensayo se utiliza un balón de fútbol reglamentario FIFA QUALITY PRO y con la presión establecida por la competición, se libera desde una altura de dos metros y se mide la altura de rebote como porcentaje de la altura inicial. Los resultados dependen de parámetros agronómicos tales como la dureza de la superficie y la altura de corte del césped. La rodadura de balón es otro ensayo importante a realizar conjuntamente.

  • Rodadura de balón

Para conocer la jugabilidad de un terreno es imprescindible conocer la distancia que recorre la pelota al dejarse caer por una rampa normalizada. La distancia recorrida será desde el final de la rampa hasta el punto en el que el balón frene. Esta medida se verá condicionada por la dirección de corte y altura del césped, la planeidad de la superficie o lo mojado que esté el césped.

Los valores de la rodadura de balón están condicionados por la planimetría, uniformidad, altura de corte, cobertura vegetal y dirección de siegas.

  • Absorción de impactos

La absorción de impactos se calcula comparando la fuerza máxima sobre la probeta de ensayo con la fuerza de impacto de referencia sobre el hormigón. La absorción de impactos se calcula como una reducción de la fuerza de impacto sobre la muestra en comparación con una fuerza de referencia. La fuerza de referencia (Fref) se fija en 6760N (valor teórico calculado para un piso de hormigón). Sobre la superficie rígida la absorción será del 0% y sobre una superficie plástica del 100%. La medida de la absorción de impactos será clave para evitar lesiones en las caídas de los jugadores.

  • Deformación Vertical

La misma caída realizada por el Atleta Artificial Avanzado (AAA) permite conocer la deformación vertical. La deformación vertical de la probeta se calcula mediante el desplazamiento de la masa que cae sobre la superficie después de su impacto sobre ella.

  • Energía de Resitución

La ultima medición del AAA es la restitución de la energía. Su fundamento es la comparación de la energía de la masa liberada que cae antes y después del impacto sobre la superficie.

Conocer los valores de energía de restitución son claves para evitar típicas lesiones de los jugadores como las lumbalgias o la fascitis plantar.

Los valores del Atleta Artificial Avanzado se miden siempre relacionando la caída de una masa sobre un resorte sobre el que se miden las variables.

  • Resistencia rotacional

La resistencia a la rotación de una superficie se define como el par medido requerido para girar un pie cargado colocado plano sobre una superficie de prueba con un eje de rotación central al pie de prueba y perpendicular a la superficie. La base del aparato estará equipada con tacos de similares características a los de las botas de las jugadores.

Las raíces, el thatch, la densidad de plantas o la granulometría del terreno variará la resistencia a la rotación y por ende la seguridad de los jugadores a poder sufrir tensiones en ligamentos y tendones. Hoy en día existe un sistema ligero que facilita la medición de esta variable.

  • Dureza

La dureza tiene un doble uso en un campo un uso agronómico para conocer la compactación y además un uso deportivo que permite conocer los impactos que genera la superficie. Es una medida más básica que la que realiza el AAA pero indispensable . El martillo de clegg es la herramienta diseñada para este propósito y consiste en la medición de la deceleración de una masa de 2,25kg.

En resumen, conocer la seguridad de la superficie es un nuevo valor añadido que aporta seguridad e igualdad entre los jugadores.

Si quieres saber más sobre las tecnologías o quieres realizar mediciones en tu campo contacta con nosotros a través de info@tiloom.com y te ayudaremos a presentar el campo con la máxima seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *