Patrón de donut (Dry Spot)

Determinar la razón principal de una seca no siempre es una tarea fácil, pero los anillos alrededor de aspersores (donuts) es un patrón que normalmente tiene un solución concreta.

Hay secas de todo tipo, entre otras estas son muy comunes:

  • Puntos donde el suelo cambia de textura de forma brusca.
    Un buen ejemplo de esto como un green que se encuentra con un antegreen de terreno natural sin estar debidamente aislado, por capilaridad el green puede secarse por los bordes.
  • Acumulación de thatch.
    El fieltro que forman los céspedes con el tiempo esta compuesto de un material hidrófugo que no permite que el agua moje todo el perfil. Este problema solo se puede solcionar a través de escarificados y pinchados huecos.

Infiltración en “finger flow patron” Imagen de la Cornell University

  • Terreno seco en exceso.
    Cuando el suelo se seca en exceso puede ser realmente complicado volver a humedecerlo ya que como el thatch funciona como una capa hidrófoba y puede aparecer en el perfil un patrón de dedos “finger-flow”. Fluyendo solo el agua en los puntos en los que se ha entrado un pincho o zonas más fácilmente humectables. El uso de humectantes es una forma de solucionar esos problemas de secas muy recomendables.
El desconocimiento durante la elección de las boquillas en una pequeña reforma del riego en un momento particular puede provocar muchso problemas.

Cada aspersor tiene 3 boquillas para corto, medio y largo alcance que deben combinarse según el fabricante.

Pero cuando la seca es uniforme alrededor de un aspersor las boquillas pueden estar detrás de el problema. Cada boquilla de un aspersor esta diseñada para tener un alcance concreto. Durante una pequeña reforma, se ha podido modificar la distancia entre aspersores, o el técnico del riego puede haber cambiado la boquilla de largo alcance para tener más solapamiento. Pero durante las labores se ha podido olvidar cambiar la boquilla de medio o de corto alcance. Ese tipo de errores genera un patrón muy característico, el patrón en donut,

La mala elección de las boquillas provoca que zonas queden sin regar.

Debido a los recebados, el empuje del agua y otros factores, los aspersores se hunden con el paso del tiempo y en el orden de un centímetro al año. Por ello se deben revisar con frecuencia, levantar y nivelar. Su desnivel provoca al igual que la elección de la boquilla que la distribución del agua no sea la deseada. La parte orientada más al cielo enviará agua más lejos de lo que debería y la parte mas orientada al suelo la enviará mucho más cerca.

Nivelación perfecta de un aspersor.

El ángulo de aspersión debe estar entre 15º y 35º

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *