SPRING DEAD SPOT

Spring dead spot es la enfermedad más importante de la especie cespitosa Cynodon dactylon y sus híbridos, tales como la Bermuda 4-19.

Se produce generalmente en superficies con altos requerimientos de mantenimiento. Altas dosis nitrogenadas a finales de la época estival parecen incrementar su incidencia. Los síntomas de la enfermedad son parches circulares blanquecinos que aparecen en primavera, conforme rebrota de la dormancia invernal. Los parches pueden llegar incluso a un metro de diámetro y tienden a aparecer cada año en las mismas zonas. Los centros de los parches pueden presentar malas hierbas, y además pueden tomar la forma de anillos o arcos que se unen.

Los diferentes hongos causantes del spring dead spot son Gaeumannomyces graminis (var. graminis) y otras tres especies de Ophiospharella: O. narmari; O. korrae; O. herpotricha. Son fácilmente identificables a través de las modernas técnicas con PCRs, o por examinación de las raíces infectadas.

Spring dead spot en Bermuda híbrida 4-19 en campo de fútbol, causada por Ophiospharella Korrae

Las raíces y estolones aparecen con necrosis y putrefactas, y además el rebrote resulta lento debido a la persistencia de una toxina en el suelo. El hongo crece activamente en otoño, durante clima fresco y húmedo, generalmente a unas temperaturas medias alrededor 12 – 14 ºC, rango de temperaturas alejadas del óptimo de la Bermuda (35ºC), por tanto, el ataque es más pronunciado en la época otoñal.

Putrefacción y necrosis en raíces de Bermuda 4-19

Para limitar la aparición de esta enfermedad se aconseja un control en el aporte nitrogenado, la aplicación de fungicidas como Tebuconazol, azoxystrobin + propiconazol, azoxystrobin + difenoconazol, fluoxastrobin y fenarimol  (30 días previo a la dormancia, pues en otoño y primavera tienen poca eficacia), aumento de la altura de corte (también previo a la dormancia). Los bioestimulantes a base de algas son una importante forma de gestionar nuestro mantenimiento.

Los procesos de aireación así como enmiendas de alto valor añadido que mantengan a raya los contenidos de materia orgánica serán también vitales para su control.

Es también muy recomendable la aplicación de fertilizantes acidificantes como el  sulfato amónico, formas orgánicas, aplicaciones de Potasio, Hierro, Manganeso y otros micronutrientes. Por eso muy necesaria la monitorización y el mantenimiento de pH ácidos en el suelo, de modo que no debería renunciar a herramientas de medida para su seguimiento.

 

https://www.tiloom.com/producto/try-elements-aminoacidos-20l/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *