Capacidad de intercambio catiónico

La capacidad de intercambio catiónico de los suelos (C.I.C), es la capacidad que éstos presentan para retener cationes a través de sus cargas negativas, ya sean provenientes de partículas de arcillas, oxidróxidos metálicos y/o materia orgánica.

Los greenes, construidos bajo las especificaciones USGA, no presentan casi ninguno de esos elementos mencionados anteriormente, razón por la cual generalmente los valores de C.I.C de los mismos son bastante bajos.

La C.I.C es expresada como miliequivalentes por cada 100 gramos de suelo y puede ser determinada en laboratorio, o incluso estimado a través de la materia orgánica o contenido en arcilla. Así por ejemplo las siguientes fórmulas empíricas relacionan la C.I.C con los % de arcilla y Carbón orgánico a pH neutro.

C.I C (meq/Kg) = 7*(% arcilla) + 35*(% C)    Fuente:  Breeuwsma et al., 1986.

C.I C (mmol/Kg) = -311+268*pH      Fuente:  Heling et al .,1964.

Phímetro FieldScout SoilStick pH

La capacidad de amortiguar cambios en el pH de los diferentes suelos  (“poder tampon”)   depende en gran parte de este parámetro. Las posiciones de intercambio de un suelo acido arcilloso  se pueden  multiplican por 30 respecto a otro arenoso, y por tanto la alcalinidad necesaria para variar una misma unidad de pH. De ahí que en greens la variabilidad de pH fluctúa mucho y en un suelo arcilloso o calcáreo es mucho más constante. Estudios sobre la influencia del pH  en greenes debido a la naturaleza del agua de riego y a los distintos fertilizantes nitrogenados han sido ampliamente estudiados. Obear R .G., et al 2015.

Los rangos de la capacidad de intercambio catiónico varían según las texturas de los distintos suelos.

Rango de valores de Capacidad de intercambio catiónico según tipo de suelo

Rango de valores de Capacidad de intercambio catiónico según tipo de suelo

La composición de la reserva de nutrientes del suelo se puede variar por el intercambio de unos con otros (depende de la capacidad de intercambio catiónico del suelo en particular).

Medidor FieldScout de EC de suelo directo

El poder de adsorcion de los diferentes cationes con la matriz de suelo difiere entre los mismos siguiendo el siguiente orden creciente de preferencia:

Al > H > Ca > Mg > NH4 > K > Na

Para estimar las reacciones y relacciones que se producen entre aniones intrínsecos del suelo y cationes y nutrientes, Tiloom recomienda hacer un estudio previo del agua de riego y medir la capacidad de intercambio catiónico (C.I.C.).

MLSN (Minimum Level for Sustainable Nutrition)

Los MLSN (Minimum Level for Sustainable Nutrition) son niveles de nutrientes mínimos para la nutrición  sostenible en superficies deportivas, adecuados para un correcto desarrollo de las superficies deportivas naturales y orientados a la consecución de una estrategia de fertilización optimizada para mejorar la eficiencia de recursos empleados.

Esta nueva guía es de reciente creación, surge de la necesidad por parte de la industria de encontrar unos rangos más acordes a la realidad respecto de las referencias fundamentalmente teóricas que ya existían. Tratan de ser una guía universal para mas de las 10 especies comunes y los cientos de cultivos de gramineas alrededor del mundo.

Las guías convencionales se adaptaron a partir de biblografía de cultivos agricolas (Carrow et al., 2004). Se sabía que dichas guidelines estaban sobreestimadas y de difícil consecución, pero el bajo coste de los fertilizantes que representaba para la industria entonces permitió su establecimiento. Ahora ,las nuevas MLSN surgen como solución a esta controversia. La investigación ha sido llevada a cabo por dos de los centros de investigación de césped deportivos más importantes e influyentes mundialmente, como son Pace Turf y Asian Turfguard Center, gracias a los trabajos realizados por los doctores Micah S. Woods, Larry J. Stowell y Wendy D. Gelernter.

Los MSLN establecen unas cantidades  minimas de nutrientes, extraidos por ensayo de suelo con el agente extractante Mehllich III, por debajo de los cuales se consideraría insuficiente para un correcto desarrollo de las diferentes superficies deportivas de césped natural.

Será necesario por tanto, aplicar las cantidades de abono necesarias para cubrir estos mínimos más la cantidad estimada que las superficies necesitaran en su normal desarrollo hasta el siguiente abonado. El Nitrógeno se excluye de esta guía, pues su recomendación se hace en función del crecimiento que se desea en cada situación.

A continuación se muestra una comparativa entre los umbrales convencionales de las guías de mantenimiento de terrenos deportivos y los niveles MSLN:

msln

Valores mínimos (ppm) según las dos referencias explicadas: tradicional y MSLN

Tiloom recomienda el uso de las referencias de MSLN con el propósito de obtener una mayor eficiencia en las labores de abonado. Para hacer seguimiento de la estrategia de mantenimiento del terreno, recomendamos hacer análisis estandar de nutrientes en suelo.

pH y alcalinidad de suelos

pH y alcalinidad de suelos son dos muy importantes parámetros del para conocer la calidad del terreno.

El pH de una disolución se define como el menos logaritmo en base 10 de la actividad de los iones Hidrógeno.

La neutralidad estará dada por el pH igual a 7, la acidez será el rango de 0 a 7 y la alcalinidad de 7 a 14.

La concentración de H+ se multiplicará o dividirá por 10 cada vez que el pH disminuya o aumente una unidad, de ahí que si el pH disminuye 2 unidades, la concentración de H⁺ aumentará 100 veces y viceversa.

¿Pero qué hace aumentar o disminuir esas concentraciones en el suelo? Pues bien, no es sólo el aporte de ácidos o bases únicamente, sino muchos procesos que están interconectados con la reacción del suelo. Los suelos tienen reacción ácida o básica por su reacción con la humedad presente, es decir según su agua de poro, y ésta estará influenciada por diferentes factores como naturaleza del agua de riego, abonos utilizados (según den reacción ácida o básica), actividad microbiana (respiración edáfica), descomposición de materia orgánica  que produce CO2,(el cuál a su vez se transforma a ácido carbónico), capacidad de retención de nutrientes, contenido en Caliza, etc..

Así podemos expresar el pH en función del ciclo del Carbono de acuerdo a los elementos y compuestos de los que se compone el sustrato, tal y como puede verse en la imagen.

curva carbono

Relación de pH con carbonatos en suelo. C.A.J. Appelo, D. Postma, GEochemistry, groundwater and pollution, 2005.

Entre los valores de pH 6.3 y 10.3 la concentración de Bicarbonato es la forma más predominante.  Así suelos calcáreos (parte derecha de gráfico) tenderán a ser básicos y aquellos con materia orgánica y altas tasas de descomposición de la misma (parte izquierda de la grafica), ácidos.

El pH es uno de los factores más importantes que deciden la fertilidad y viabilidad de ciertos suelos, influirá en la disponibilidad de nutrientes y si éstos se pueden solubilizar para ser tomados por las raíces.

Así, cada nutriente estará disponible para la planta en una banda de pH concreta, tal como puede verse en el gráfico.

Intervalos de pH donde se asimila cada nutriente de manera óptima

Intervalos de pH donde se asimila cada nutriente de manera óptima

Enfernedades tales como Spring Dead Spot (SDS) en Cynodon Dactilon (bermuda híbrida),  y Take all Patch o Microdochium Nivale en Agrostis (las especie que supone el 95% de nuestros campos de golf españoles) son favorecidas por pH alcalinos, por tanto mantener suelos con pH ligeramente acidos ácidos son una buena estrategia para su gestión.

Puede ver más información al respecto en la fuente: Smile, Richard et al. Compendium of Turfgrass Disease, 1983.

Existen diversos sensores de pH en el mercado, de tipo portátil. Tiloom ha probado en primera persona el Fieldscout Soilstick meter, que podemos ofrecerte si lo necesitas.

FieldScout SoilStik grass

FieldScout SoilStik meter