Modelización de Aguas

La modelización de cualquier sistema consiste en establecer un modelo conceptual de comportamiento que pueda replicarse, de forma que variando los parámetros que afectan a esos sistemas, se puedan prever los resultados antes de realizar los cambios reales.

Así, es posible modelizar los cambios que se producen por ejemplo en un agua de riego al modificar su pH, presión del sistema hidráulico o temperatura, para por ejemplo conocer la posibilidad de que un agua produzca incrustaciones calcáreas en los sistemas hidráulicos del campo de golf y actuar en consecuencia.

sprinkler

Incrustaciones calcáreas en aspersor

Cuando las especies Calcita o Aragonita (carbonato cálcico con diferentes estructuras tridimensionales ) están sobresaturadas en un agua, es decir sus índices de saturación son superiores a 0,5, éstas son susceptibles de precipitar y dar lugar a atascos en aspersores, etc., si bien la Aragonita no suele dar lugar a los núcleos de precipitados para ello. Es por ello que es preferible que las formas calcáreas estén en formas de Aragonita que de Calcita.

screenshots_2016-12-14-18-32-26

Modelizacion de la precipitación de cal en agua a pH 7.8 , temperatura y presión hidráulica de trabajo o en boquillas de aspersión

Así podemos prever cómo un agua con pH 7,8 elimina las incrustaciones calcáreas al disminuir su pH hasta 6,5, pero no afecta a la precipitación del yeso del agua.

screenshots_2016-12-14-18-32-52

Modelización de la eliminación de deposiciones calcáreas por acidificación

De igual forma, el yeso (Sulfato Cálcico), puede precipitar si su índice de saturación es mayor que 0,5, lo cual ocurre menos frecuentemente que en el caso de los carbonatos.

Tiloom les ofrece asesoramiento sobre la gestión de su agua de riego de la forma más precisa e individualizada.

 

 

Algas y Musgo en Superficies deportivas

Existen más de 12.000 especies de algas y musgo, de las que unas 50 afectan a superficies deportivas.

El musgo es una planta primitiva, sin floración ni raíces,  que depende de la humedad ambiental para su desarrollo y reproducción. La mayoría de las especies tolera condiciones ácidas.

El alga más común es una cianobacteria, la cual obtiene su energía a través de la fotosíntesis. Es más prolífica en primavera.

Tanto el crecimiento de algas como de musgo en los greens u otras superficies deportivas tiene lugar porque la cobertura de estas superficies ha disminuido, y si existen zonas compactadas y húmedas, las esporas de estas especies son depositadas por el aire en las zonas menos densas, lo que en última instancia provoca costras densas en superficie, reduciendo el paso del aire y agua a la zona radicular.

El musgo crece mayormente en zonas sombreadas y  poco fértiles, mientras las algas  son más frecuentes en suelos fértiles y soleados

El tratamiento cultural pasa por realizar labores preventivas tales como mantener buena fertilidad y pH, drenaje adecuado, aporte adecuado de luz, usar variedades tolerantes a la sombra, aireación, riegos profundos e infrecuentes, etc…

El tratamiento químico para las algas pasa por el uso de Sulfato de Cobre o el fungicida Mancoceb. Para el caso del musgo se puede usar (también para las algas): Cal hidratada, Sulfato de Hierro, fungicidas como Clortalonil, herbicidas como Carfentrazona especialmente para la especie de musgo Silvery Thread Moss denominado Bryum Argenteum, típico en greens.

20161212_083649

Bryum Argenteum

Arenas para Superficies Deportivas

Las arenas son minerales con una granulometría de tamaño entre 0,05 mm y 2,0 mm aproximadamente. Pueden ser de naturaleza silícea de granos redondeados, calcárea de granos más angulosos, feldespática, etc.

No es recomendable el uso de arenas calcáreas por la reacción básica y alto poder tampón de las mismas, que conllevan su desgaste físico y químico y la imposibilidad de disminución del pH. 

La característica más importante para las zonas de enraizamiento es la alta porosidad que aportan a los sustratos, aunque agronómicamente son poco fértiles. En el caso de arenas para bunkers se busca la resistencia a la compresión, determinada por el penetrómetro con rangos que han de oscilar entre 2,4 kg/cm2 de alta resistencia y 1,8 kg/cm2 de baja resistencia.

La distinción entre unos tamaños y otros se mide a través de el valor Dx, tamaño en micrómetros de tamiz por el que pasan x % de partículas. Así el D10 representa el tamiz por el que pasan el 10% de las partículas más pequeñas, el D50 el tamiz por el que separamos la mitad de la granulometría o el D90, que nos informa de la granulometría más grande. La uniformidad vendrá dada por la relación D90/D10, más uniforme cuanto menor es esta relación.

En campos de fútbol se recomiendan arenas con D50=230 micrómetros; y en greens con D50=330 micrómetros. En ambos casos se recomiendan valores de uniformidad inferiores a 3,3.

Así, los diferentes áridos presentan unas curvas granulométricas características. El diámetro de la partícula se representa en una escala logarítmica (abcisas), y el porcentaje de material que pasa se representa en escala aritmética (ordenadas).

screenshots_2016-12-08-23-59-36

Curva granulométrica de arenas USGA