Resiembras en Zona de Transición

Las zonas templadas son susceptibles de presentar variedades cespitosas C3 o C4, según las temperaturas medias de la época. Es por ello que se realiza la resiembra de especies C3 sobre las C4, para evitar la dormancia y pérdida de color del césped en invierno. Cada vez, no obstante se hace más uso de la aplicación de pigmentos sobre las calles C4 y así evitar las resiembras, aunque para los campos de fútbol esta solución no es válida y requiere de la resiembra.

screenshots_2016-11-29-17-00-26

Campo deportivo

El momento idóneo para ello estará dado por las curvas del potencial de crecimiento, a mayor diferencia en las curvas menor competencia entre las especies y más facilidad de establecimiento.

Es común el uso de reguladores de crecimiento tipo Trinexipac-etil, para disminuir el crecimiento de forma artificial, es decir modificamos estas curvas a nuestro antojo.

Así, son comunes fundamentalmente las resiembras de Rye-Grass sobre Bermuda. Los pasos más importantes son la preparación previa del suelo son:

-La descompactación a través de aireaciones con recebos,

-Apertura de espacios y disminución de densidad con escarificados.

-Uso de resembradoras para alojamiento a profundidad correcta donde las nuevas semillas puedan germinar.

– incluso el uso de mantas térmicas de germinación.

20161130_090431

Manta térmica de germinación

Es aconsejable disminuir la fertilización para que se controle la parada de crecimiento de la especie establecida y que, conforme comiencen a salir los nuevos brotes, la fertilización se aumente desde aplicaciones foliares hasta granulares. Son aconsejables recebos de arena enmendados con humus de lombriz u otras materias orgánicas, para de esta forma aumentar las comunidades microbiológicas beneficiosas, abrigar las simientes a la vez que disminuimos las necesidades de riego y sus posibles efectos adversos como enfermedades fúngicas tales como Gray Leaf Spot, frecuentes en Rye Grass recién establecido.

screenshots_2016-11-29-17-04-08

Proceso de resiembra

Los dispersantes de rocío, o aplicaciones de hierro que resecan la hoja, ayudan a evitar las condiciones de humedad persistentes que conllevan a estas enfermedades. Además, el uso de herramientas que ajusten la humedad al rango óptimo, como la plataforma de visualización y monitorización de la humedad Visual Insight de POGO son especialmente útiles en estos procesos, para que  de esta forma no se presenten excesos ni  déficits, sólo lo necesario para una germinación óptima.

screenshots_2016-11-28-22-13-50

Monitorización de la humedad

Las variedades C3 más utilizadas son Perennial Ryegrass con un rango de establecimiento entre 3 y 4 semanas , Anuual (Italian) Ryegrass, Lolium Multiflorum más rápido hasta 2 y 3 semanas y los intermedios como los híbridos entre Anual y Perenial Rye, Lolium Hybridum.

 

 

Firmeza en Greens

La firmeza de los greens, o la “receptividad” que tiene la bola sobre los mismos, es un parámetro de  gran importancia en el juego, e igualmente por tanto la gestión agronómica para conseguir los valores deseados.

Para su determinación existen dos aparatos, el USGA TrueFirm y el martillo de Clegg.

Ambos se correlacionan muy bien, siendo más firme un green conforme aumentan los gravities del martillo de Clegg o disminuyen las unidades de pulgadas en que el TrueFirm se introduce en el terreno.

martillo de clegg

El martillo de Clegg mide la deceleración de la caída de una masa libre de 2.25 Kg desde una altura de 18 pulgadas sobre la superficie de prueba. El impacto produce un pulso eléctrico, que es convertido a unidades de gravities. Sirva como ejemplo de buena firmeza los valores con un rango entre 70-125 g que se dieron en unos estudios llevados en Santa Ana Country Club, USA (PACE Turf).

Ferguson, head groundsman en Wembley, recomienda unos umbrales de 75-85 gravities y un 21% de VWC para su campo de fútbol

El USGA TrueFirm mide las unidades en pulgadas que el impacto producido penetra en el terreno. Ambos están diseñados para cuantificar la firmeza de los greens. Pero el martillo de Clegg es utilizado además para medir la dureza en otras superficies deportivas como los campos de fútbol. Por otro lado, el USGA TrueFirm, fue creado específicamente para recrear el impacto de las bolas de golf, y de esta forma asistir en la preparación y monitorización de los greens en cuanto a la consistencia del juego. Aunque ambos equipos son útiles para realizar la medición de la firmeza de los greens. Como ejemplo sirvan los valores alcanzados de 0,32-0,35 pulgadas en el 2008 Open en Torrey Pines.

El Truefirm presenta ciertas ventajas como son la ligereza de peso, así como su mínimo impacto y daño en el green.

Es, además, por todos bien sabido que la firmeza, se mida con el equipo que se mida, está estrechamente relacionada con la humedad del sustrato. Más humedad tiende a acolchonar el green y menos humedad lo estresa y lo mantiene firme (siempre teniendo en cuenta que existe otro segundo factor que es el thatch y la materia orgánica, que también influye en la firmeza).

humedadvsg

Estudio de humedad/Firmeza. Micah Woods, 2016.

Valores  15-25% de VWC  parecen adecuados para unos buenos niveles de firmeza (PACE Turf, 2006), si bien los valores dados en cada caso para la firmeza medidos por cada diferente dispositivo dependerá de las condiciones particulares de cada green

En cualquier caso, la firmeza parece más relacionada con las características de la zona subsuperficial. En particular el espesor de thatch y contenido de materia orgánica. Y no tanto en las variedades de los diferentes greens. Por ello la gestión de éstos tanto a través de la aplicación de recebos ligeros como la eliminación de thatch  a través de escarificados parecen las operaciones idóneas para su gestión.

El hecho de que el Trufirm esté avalado por la USGA, y así lo refleja el propio equipo, tal y como se ve en la siguiente imagen, nos hace pensar que será el empleado como estandar en la industria del golf, si bien es cierto que el martillo de Clegg parece la opción que pueda imponerse en fútbol.

trufirmusga

Trufirm disponible en Tiloom. Marcado USGA

Tiloom ofrece toda esta instrumentación para la correcta monitorización y gestión óptima. No dude en contactar con nosotros para cualquier consulta o necesidad en info@tiloom.com.

Puedes adquirir cada uno de las versiones de Martillo de Clegg o Trufirm en los siguientes enlaces:

¡Pregúntanos si tienes dudas!

 

 

Summer Patch

Summer patch es una enfermedad causada a través de infección radicular por el hongo Magnaporthe poae. De gran afección en Poa Annua, Poa Pratensis y Festucas Finas.

Las condiciones de aparición son:

-Temperaturas nocturnas superiores a 21 grados centígrados

-Altas tasas de riego

Estos son parámetros alcanzados frecuentemente en verano. Suele prevalecer más en zonas maduras que en aquellas más recientemente sembradas.

El verano es la peor época del año para el Summer Patch.

Los síntomas pasan por parches que varían en tamaño de unos pocos a varios centímetros de diámetro. Inicialmente las plantas afectadas se marchitan, pasan a color verde grisáceo con bandas blancas foliares. Estas plantas acaban muriendo y dejando parches en forma de anillos y arcos de color marrón. Las raíces y coronas se pudren y se vuelven necróticas.

screenshots_2016-11-21-00-48-27

Otra imagen de “summer patch”

La gestión agronómica pasa por mejorar el sistema radicular, a través de la aireación,  adecuada gestión del riego (evitando excesiva humedad o estrés hídrico) y gestión adecuada del thatch, así como el aumento de la altura de corte durante los períodos de estrés. Las resiembras con cultivares más resistentes como el Agrostis puede también ayudar a su gestión.

El control químico pasa por DMI fungicidas tales como propiconazol,  triadimefon, myclobutanil y fenarimol, además de estrobirulinas como el azoxistrobin. El metil-tiofanato también está recomendado. Las dosis de caldo han de ser lo suficientemente altas como para incorporar la materia activa en el perfil del suelo.

El momento de aplicación debería darse cuando la temperatura del suelo permanece por encima de los 20 grados centígrados, en los primeros centímetros del perfil del suelo, por más de 3 días seguidos.