POGO en la Finca Golf Resort

El pasado Martes 2 de Agosto, Tiloom tuvo el placer de visitar una de las instalaciones del Grupo Quara en La Finca Golf Resort con el fin de conocer la experiencia de primera mano de dos de los primeros usuarios de POGO en España: José Martínez, greenkeeper en La Finca Golf desde Diciembre de 2014 y Víctor Cros, greenkeeper en Las Ramblas Golf. Tomar un café con ellos y con el excelente profesional Pablo Muñoz Vega, de Surtec, ha sido un auténtico placer.

A través de esta entrada de blog podremos estudiar sus resultados y opiniones.

Tiloom: ¿Cómo usáis el POGO en vuestros clubes de golf?. ¿Cuántas muestras soléis hacer en vuestros greenes con el sensor POGO?

José y Víctor: Entre nueve y veinte medidas por green, dependiendo de la extensión y variabilidad de cada uno de ellos. Solemos tomar las muestras al inicio de cada día en el que se va a regar el campo, dedicando minuto y medio a cada green, y lo empleamos para orientarnos en el modo de planificar cómo se ha de repartir el agua del modo más eficiente en los greenes antes de que termine la jornada.

Tiloom: ¿Cuál es la funcionalidad que más os gusta de la plataforma?

José y Víctor: Sin duda la visualización de la humedad en greenes y sus gradientes en el terreno, a golpe de vista sobre todo el campo o mediante un seguimiento temporal, con el fin de buscar la homogeneidad de los niveles de humedad, para el uso eficiente del agua y para encontrar un óptimo de firmeza en los greenes.

HumedadEnLaFincaGolf

Podemos ver, por ejemplo, cómo en el green del 3 de la Finca Golf se ha conseguido reducir, entre el 2 y el 28 de Julio, de un 35% de contenido volumétrico de agua a un 25%, sin deteriorar el aspecto del green, lo que supone un importante ahorro de agua (10%) y fomentar un estrés de planta que favoreza una mayor firmeza de la superficie de juego.

Tiloom: ¿Recomendarías la plataforma POGO a otros greenkeepers?

José y Víctor: Por supuesto. Es una muy buena herramienta para hacer seguimiento de humedad, salinidad y temperatura del suelo, así como una fuente de datos importante para los profesionales responsables del mantenimiento de superficies deportivas como campos de golf y campos de fútbol, cuyo cuidado requiere de un preciso y continuo seguimiento para mantener un buen aspecto y sostener una jugabilidad de calidad. Los parámetros medidos por POGO, además de detectar necesidades de riego y tratamientos del césped, están directamente relacionados con la salud de la planta y la firmeza de la superficie de juego.

IMG_4504

Víctor Cros y José Martínez, excelentes profesionales que han situado a La Finca Golf y a Las Ramblas Golf en dos de los campos de referencia de Grupo Quara (www.golfquara.com)

Si desea conocer como POGO puede ayudarle a mejorar la calidad de sus greenes, tal como hacen cada vez más profesionales, y hacer un uso más eficiente de sus recursos, no dude en pasarse por www.tiloom.com/pogo y rellenar nuestro formulario de solicitud de información.

 

Mineralización de materia orgánica

La mineralización de materia orgánica es el proceso por el cuál la materia orgánica se degrada a traves de los microorganismos del suelo y se transforma en CO2, H2O y los compuestos minerales básicos tales como N2, H2S, Fe(II) etc… dependiendo de que existan unas condiciones ambientales (aeróbicas o anaeróbicas) y microbiológicas.

La mineralización, pues, libera gases como el CO2 y genera nutrientes que serán asimilados o lixiviados a capas más profundas.

 

mineralizacion into

 

La fuente de la mineralización en las superficies deportivas está dada por dos orígenes fundamentales de Carbono:

  • Los restos de siega, materia orgánica fresca de baja relación C/N
  • La materia orgánica madura proveniente de raíces y hojas con mayor relación C/N.

A menor relación C/N, mayor aporte nitrogenado. Relaciones C/N entorno a 8-10 son idóneas para una rápida mineralización.

Cerca del 30 % del C y N proveniente de estas fuentes es transformado a CO2 o N inorgánico en las primeras dos semanas, independientemente de la composición microbiana (Jiang et al. 2000).

El balance neto del Nitrogeno liberado en el suelo viene dado por la diferencia entre el Nitrogeno asimilado por los microorganismos y el mineralizado. Por ejemplo, en épocas de crecimiento activo de Mayo a Octubre, el Nitrogeno mineralizado en Bermudagrass (Cynodon dactilon L.) fue estimado entre 60 y 154 kg N/ha (Lee et al. 2003).

Es importante tener en cuenta a la hora de realizar el programa de abonado la generación de nutrientes que tiene lugar de manera natural por el proceso de mineralización de materia orgánica.

Diversos autores como Kaye et al 2005 o Shi et al. 2006 estiman, por ejemplo, una producción de nitrógeno por el fenómeno de mineralización de materia orgánica, de entre 0.2 y 2 microgramos N/g de suelo y día.

La producción de nitrógeno natural, que puede ayudarnos a reducir nuestra aportación como greenkeepers en abonos, será tanto mayor cuanto más materia orgánica tenga el suelo, o cuanto más activa y grande sea la comunidad microbiológica que tenga nuestro suelo.

Autor: Raúl Bragado Alcaraz. Head Greenkeeper en La Manga Club de Golf

 

Factores que afectan a la acumulación de sales en suelos

Autora: Jimena Blanco

La salinización de un suelo se produce debido a la acumulación de sales. En un cultivo de césped, el stress por salinidad se produce cuando existe un aporte continuo de sales solubles y/o sodio (Na) y/o Boro (B) en el agua de riego y no se realizan las labores necesarias para aliviar sus síntomas.

Acumulacion Sales

Acumulación de sales en un green de golf. Naples, Florida.

Los principales factores que afectan a la acumulación de sales en el césped son:

  • Nivel de tolerancia a la salinidad de las distintas variedades y especies

Éste factor es determinante a la hora de elegir qué céspedes se pueden sembrar en función de la calidad del agua de riego.

Según Carrow R. N y R.R Duncan. Salt affected turfgrass sites: Assessment and Management, la siguiente tabla representa la tolerancia a la salinidad de diferentes especies y variedades de céspedes.

Tabla Tolerancia Conductividad

  • Condiciones climáticas

A lo largo del año existen grandes fluctuaciones que van a condicionar la cantidad de agua que debe aportarse a nuestro cultivo. Cuando se riega con agua salada, la cantidad total de agua dependerá de la evapotranspiración diaria, de las necesidades de lavado, y de la eficiencia del sistema de riego. En verano cuando las precipitaciones son escasas y la evapotranspiración es alta, las necesidades de riego aumentan y con ello el riesgo de acumulación de sales si no hacemos un buen manejo de las mismas.

  • Tipo de sales presentes

Sales solubles: su presencia determina la conductividad eléctrica (CE) en el extracto saturado suelo (CEs) y en el agua (CEw).

Sodio: su concentración se mide con el valor de SAR (relación adsorción sodio)  del suelo, SARw del agua y  RSC (carbonato sódico residual).

Boro: debido a las diferentes procedencias, es frecuente que el agua contenga niveles altos de este elemento. Se acumula en la punta de la hoja y una buena práctica es recoger los restos de siega para reducir su concentración en la planta.

  • Tipo de suelo

Debido a la amplitud de este tema, en este artículo sólo destacaremos que los suelos arenosos, caracterizados por poseer baja capacidad de intercambio catiónico, menor capacidad de compactación, mayor presencia de macroporos y mayor velocidad de infiltración. Son más fáciles de lavar y requieren menos cantidad de agua que los suelos arcillosos, más sensibles a la compactación, ricos en microporos y con menor velocidad de infiltración.

  • Calidad del agua de riego

Ésta afecta tanto a la producción del cultivo como a las condiciones físico-químicas del suelo. Los parámetros que determinan la calidad del agua de riego son físicos, químicos y biológicos. A lo largo del año, es importante realizar análisis periódicos para determinar los posibles cambios en la calidad del agua y poder así determinar, con mayor exactitud, las necesidades de lavado de sales del suelo y optimizar el riego.

  • Programación del riego

Cuando regamos con agua salada es importante realizar riegos abundantes y profundos para  desplazar las sales por debajo de la zona radicular o para mantenerlas, al menos, en niveles aceptables para la planta. Los riegos ligeros y frecuentes favorecen la acumulación de sales en la superficie del suelo y la absorción de las mismas por parte de la planta.