AGUAS DEPURADAS PARA RIEGO V. MICROBIOLOGÍA DEL AGUA

La microbiología del agua es un aspecto a tener muy en cuenta cuando se utilizan aguas depuradas para riego, debido a la posibilidad de contaminación por diferentes microorganismos patógenos que pueden afectar a la salud de nuestros operarios de riego o incluso a nuestros usuarios de instalaciones deportivas, ya sean golfistas, futbolistas u otros.

Los grupos biológicos más importantes a tener en cuenta son los siguientes:

  1. Virus, tales como Poliovirus, Hepatitis A, Echovirus, Cocksacckie o Rotavirus, que pueden producir enfermedades como Poliomielitis, Hepatitis, Fiebres y diarrea, vómitos y gastroenteritis.
  2. Bacterias, tales como Vibrio cholerae, Salmonella typhi, Salmonella parat, Shigella spp, Leptospira spp, capaces de provocar enfermedades como Cólera, Tifus, Paratíficas, Disentería bacilar o fiebre.
  3. Protozoos, tales como Entamoeba histolytica, Giarda lamblia, que producen enfermedades hepáticas o diarreas. El Cryptosporidium es un protozoo parásito que puede ocasionar la enfermedad criptosporidiosis. La Giardia produce la giardiasis, enfermedad diarréica. Ambas enfermedades intestinales son las más comúnmente transmitidas por el agua. Estos protozoos además, no se eliminan fácilmente del agua con los tratamientos químicos comúnmente aplicados

Giardia

Investigaciones ecológicas han puesto de manifiesto que la bacteria Escherichia coli indica que el agua ha tenido una contaminación fecal y que, por tanto existe el riesgo de que esa agua esté contaminada por microorganismos de procedencia entérica.

Hemos de ser muy responsables con la calidad del agua que vertimos a nuestro césped por las consecuencias y responsabilidades en las que nos podremos ver afectados si perdemos su control.

Puesto que estos son difíciles de determinar, Escherichia coli ha resultado ser un marcador ideal en el análisis microbiológico de las aguas (microorganismo indicador). Así se presentan Coliformes totales y Coliformes fecales.

Escherichia coli. Marcador biológico de contaminación de aguas

Los bioensayos son tests de toxicidad y consisten en ver cómo se ha modificado, por la utilización del agua, la capacidad de la misma de desarrollar organismos vivos. Un ejemplo es el basado en la medida de la inhibición de la movilidad y capacidad reproductiva del crustáceo plactónico Daphnia magna en presencia de tóxicos.

Daphia magna

El microtox es un ensayo de toxicidad por bioluminiscencia, “Microtox” que se basa en la medida de la reducción de la emisión de luz de la bactería luminiscente Vibrio fischeri en presencia de sustancias tóxicas.

No descuides hacer análisis de agua frecuentes en tu campo. En estas épocas de verano las EDARs están trabajando al máximo rendimiento debido a los picos de población que genera el turismo. Consúltanos en info@tiloom.com si tienes alguna duda a este respecto sobre la calidad del agua en tu instalación.

Aguas depuradas para riego IV. Turbidez.

La turbidez es un parámetro indicador de la transparencia del agua, debido a la presencia de materias en suspensión. Cuantos más sólidos en suspensión existan, más “sucia” aparecerá ésta y más alta será la turbidez. Los sólidos en suspensión son, a su vez, una fracción de los sólidos totales de una muestra de agua.

El valor de la turbidez se mide en unidades  NTU: Unidades Nefelométricas de Turbidez. El instrumento usado para su medida es el nefelómetro o turbidímetro, que mide la intensidad de la luz dispersada a 90 grados cuando un rayo de luz pasa a través de una muestra de agua.

Nefelómetro para medición de turbidez, distribuido por Tiloom

Diferentes condiciones afectan al nivel de turbidez: contenido de materia orgánica,  fitoplancton y fundamentalmente las formas nitrogenadas, etc…

Los efectos perjudiciales son varios:

  • La absorción de calor por las partículas supendidas, por lo que estas aguas turbias se vuelven más calientes, reduciendo así la concentración de oxígeno en el agua ( el oxígeno se disuelve mejor en agua fría),
  • Una alta turbidez favorece la multiplicación de ciertos organismos,
  • La disminución de la penetración de la luz y disminuye la actividad fotosintética en plantas y algas, lo cual reduce aún más la concentración de oxígeno,
  • Mayor atascos de los sistemas de irrigación,
  • Mayor necesidades de productos para su desinfectación,
  • Sedimentación de partículas en el fondo de nuestros lagos, colmatándose y dando aspectos desagradables para el público que desea jugar al golf.

Estudios realizados por el biologo Ramón Fernandez Pinilla, con motivo de eliminar turbidez de las aguas indican que la salinidad está muy relacionada con este parámetro. Cuando la salinidad aumenta, la turbidez baja y al disminuir la salinidad, la turbidez aumenta. La sal inhibe el crecimiento de las poblaciones de bacterias nitrificantes que producen turbidez.

La turbidez por otro lado afecta a los tratamientos herbicidas, según la U.S. EPA (United States Environmental Protection Agency)  el nivel máximo debe ser 5.0 NTU, Patrick Mccullough Ph. D. University of Georgia, USA “Maximizing Efficacy of Herbicides for weed control in Turfgrass Management“.

 

 

Aguas depuradas para riego III. Nitrógeno Kjeldahl

El nitrógeno contenido en un agua es la suma del nitrógeno orgánico (R-N), amoníaco (NH3), nitrito (NO2¯), y nitrato (NO3¯). El método Kjeldahl permite la determinación del nitrógeno orgánico de origen biológico (proteinas), aunque no la de la mayoría de los compuestos nitrogenados de origen industrial (oximas, hidrazina,..)

Lo mismo ocurre para el nitrógeno de los nitritos y de los nitratos (para determinar este último, hay que practicar una reducción en medio alcalino).

Por tanto, el nitrógeno Kjeldahl corresponde a la suma de los compuestos orgánicos aminados de origen biológico y del amoníaco, que debe oscilar entre 40-60 mg/l, viniendo a representar la quinta parte de la DBO. Estas formas nitrogenadas serán susceptibles de pasar a nitritos y nitratos posteriormente en el suelo. Es interesante su conocimiento para poder ajustar las dosis de abonado en nuestras superficies deportivas.

Los excesos de nutrientes, nitrógeno y fósforo en nuestros lagos provocan que las algas crezcan exacerbadamente, hasta unos volúmenes que hacen que la luz deje de pasar al fondo de los mismos, es entonces cuando se produce la eutrofización, con la muerte de las mismas y su putrefacción, el consumo del oxígeno del agua y los malos olores.

Un exceso de nutrientes que desencadene un crecimiento desproporcionado de algas puede llevar a la producción de atascos en tuberías de riego de campos de golf. Recomendamos vigilar las presiones a la entrada y salida de los filtros con sistemas de control automático como la monitorización de bombeos que podemos ofrecerle aquí.